Errotaberri

  • La empresa UTE URDINBERRI VIUDA DE SAINZ realizará los trabajos tras obtener la máxima puntuación en el concurso público. El presupuesto asciende a 457.322,78 €, IVA excluido, y el plazo de ejecución es de 7 meses.

  • El ascensor será para 630Kg/8 personas en forma de una “U” de hormigón armado visto, que deja su parte delantera libre para permitir la visión a las y los usuarios.

El Ayuntamiento de Elgoibar iniciará a principios de julio la construcción del nuevo ascensor de Errotaberri. La empresa UTE URDINBERRI VIUDA DE SAINZ realizará los trabajos tras obtener la máxima puntuación en el concurso público. El presupuesto asciende a 457.322,78 €, IVA excluido, y el plazo de ejecución es de unos 7 meses. A principios de 2023 el ascensor estará operativo.

 

Hoy en día, para facilitar el acceso a San Roke kalea desde la plaza Errotaberri existen unas escaleras mecánicas, en parte soportadas por una estructura de hormigón apoyada en pilares, que debido a su extensa longitud han sufrido frecuentes problemas de funcionamiento desde que fueron instaladas. En este momento están fuera de servicio, por lo que van a ser retiradas y sustituidas por un ascensor.

Las escaleras mecánicas dejaron de funcionar a principios del 2021 y el Consistorio adopto el compromiso de sustituirlo por un ascensor. Acto seguido se realizó la redacción del proyecto y, tras la autorización de la Agencia Vasca del Agua URA, se dio comienzo a la licitación que ha terminado este mes de junio.

El nuevo ascensor salvará una diferencia de cota de 15’55 m y supondrá una importante mejora de la accesibilidad, ya que servirá también para las personas de movilidad reducida que no podían utilizar las escaleras mecánicas.

El ascensor será para 630Kg/8 personas, y la cabina tiene unas dimensiones de 1.100 mm x 1.400 mm x 2.100 mm.

La torre del ascensor será una “U” de hormigón armado visto, que deja su parte delantera libre para permitir la visión a las y los usuarios. Este hueco se cubre con un cerramiento acristalado.

El proyecto plantea el desembarco en San Roke kalea a 15 m del final de las escaleras fijas, emplazando la torre del ascensor de forma que las pasarelas coincidan con el descansillo de las escaleras situado entre los dos pilares que sustentan su estructura. La conexión de la torre con la acera de San Roke se efectuará mediante una pasarela metálica de 8,33 m de luz.