San Rokeko igogailua

  • El ascensor tiene un aforo de ocho personas, y estará disponible las 24 horas, los 365 días del año. Las obras han durado seis meses, y han contado con un presupuesto de 263.536,65 euros, sin IVA, incluida la contratación del ascensor.

  • Estos son los numerosos proyectos para hacer más accesible Elgoibar: están en marcha los ascensores de Urazandi y San Roke, se va a instalar un ascensor en Errotaberri (las obras comenzarán a principios del segundo trimestre de 2022) y se está trabajando en la reforma del puente de King Kong: el proyecto de inicio de redacción del proyecto está en fase de licitación.

El ascensor público del barrio de San Roke ya está a disposición de la ciudadanía. La obra ha durado un total de seis meses y ha contado con un presupuesto de 263.536,65 euros, sin IVA. Las obras se enmarcan en la obra de construcción de la nueva piscina del Polideportivo Olaizaga.

El ascensor tiene una altura aproximada de 11,7 metros y capacidad para 630 kg y ocho personas. El ascensor estará disponible durante las 24 horas de los 365 días del año. Las dimensiones de la cabina son 1.100 mm de anchura x 1.400 mm de profundidad x 2.100 mm de altura.

Se trata de un nuevo paso para mejorar los problemas de accesibilidad del barrio. Elgoibar cuenta con numerosos barrios altos, lo que dificulta la movilidad. La apuesta del Ayuntamiento de Elgoibar consiste en la implantación de infraestructuras para garantizar la accesibilidad de los ciudadanos, especialmente la movilidad vertical mediante ascensor. El objetivo ha sido conectar la calle San Roke con el nuevo aparcamiento existente sobre la planta cubierta de las nuevas piscinas del Polideportivo Olaizaga, mediante ascensor y escaleras públicas complementarias. El nuevo ascensor mejorará la accesibilidad entre los barrios de San Roke y Arregitorre, permitiendo llegar a la altura de la meca situada en el número 2 de Arregitorre. El espacio utilizado, como el polideportivo, hace que el aparcamiento construido en superficie sea más accesible.

Se trata de uno de los proyectos más importantes enmarcados en la estrategia del Ayuntamiento de Elgoibar para mejorar la accesibilidad y movilidad del municipio, al mismo tiempo que garantizar el bienestar de la ciudadanía, junto con el ascensor del barrio de Errotaberri o el proyecto del puente King Kong, o anteriormente los dos ascensores públicos del barrio de Urazandi, que se abrieron en mayo de 2021, entre otros. 

Paralelamente a la instalación del ascensor, se han realizado diversas obras de reurbanización del entorno. También se han realizado mejoras en el saneamiento de las aguas pluviales y en la red de alumbrado. La nueva red cuenta con siete nuevos puntos de luz de tecnología LED y uno de reposición, el doble del alumbrado existente anteriormente.

Elgoibar, hacia un pueblo más accesible

Mejorar la accesibilidad y movilidad del municipio, y garantizar así el bienestar de la ciudadanía es uno de los proyectos más importantes dentro de la estrategia del Ayuntamiento de Elgoibar.

El Ayuntamiento cuenta con un largo recorrido en este sentido, que continuará impulsando la movilidad vertical, la renovación de las calles del municipio (teniendo en cuenta la accesibilidad) y otras alternativas de movilidad como el Udalbus.

Los ascensores de Urazandi y San Roke están en marcha. Además, en Errotaberri se instalará un ascensor que sustituirá a las actuales escaleras mecánicas. El Ayuntamiento prevé que las obras comiencen a principios del segundo trimestre de 2022 y, con el fin de mejorar la accesibilidad, el Ayuntamiento de Elgoibar está trabajando en la renovación del puente King Kong: el proyecto de inicio de redacción del proyecto se encuentra en fase de licitación. Se prevé licitar la obra en el último trimestre de 2022.